Página 01 | Página 02 | Página 03 | Página 04

El Defensor del Pueblo vuelve a atinar. Gracias y a trabajar todos

El Defensor del Pueblo ha lle­vado ya, a la Presidenta del Congreso de los Dipu­tados, el Informe de 2019. En esta oca­sión, ha incor­porado dos impor­tantes e interesantes separatas, una de ellas, sobre: “La aten­ción a personas mayores: Centros Residenciales”.
En 19 páginas, el Defensor y su equipo técnico, nos dejan claro que estamos ante una realidad muy importante para la España de hoy y del futuro inme­diato. Hace ver, tras las quejas de la ciudadanía y las visitas realiza­das a resi­dencias, que para el 19,3% de la población española de 65 años y más, el 6% que ya son octogenarios y las 16.300 personas que viven con más de 100 años, (datos INE 2018), hay que realizar cambios y mejoras en las políti­cas de atención resi­dencial.
Desde la Asociación comparti­mos, casi, la totalidad de sus conclusiones y reco­mendacio­nes y pensamos que, con una sabia orienta­ción, de calidad y pilotaje público, estamos ante un

nicho de empleos para el cuidado, tanto para ciudada­nos nacionales como para ciudadanos de otros lugares de Europa. Turismo y cuida­dos de calidad para la Eu­ropa que se hace mayor.
Propone el Defensor:

  • Ante la gran dispersión nor­mativa sobre requisitos, acreditaciones, condicio­nes…se necesita una actua­lización y una mayor coordi­nación entre CC.AA., si no aceptan una normativa marco estatal que sería lo ideal (esto último lo añadimos nosotros),
  • Es necesario, pactar para, disponer de mecanismos comunes de recogida de datos e información para hacer estadísticas fiables y así decidir políticas adecua­das. (esta pandemia lo ha dejado más que claro),

  • Hay que revisar las ratios de personal al alza y especial­mente donde se atiende a personas dependientes de grados II y III. Separando categorías y señalando las categorías específicas de gerocultores. Hay que tener mejor formación y mayor cualificación. (y mayor reco­nocimiento, volvemos a aña­dir).
  • Como la atención sanitaria la dejan al Sistema de Salud donde son derivados los re­sidentes, se deben potenciar las residencias sociosanita­rias, para que con su servi­cio médico y de enfermería, se autogestionen y atiendan adecuada y ágilmente a sus residentes.

Es fundamental desarrollar una Ley Orgánica, garan­tista, sobre limitaciones al ejercicio de algunos dere­chos fundamentales para no restringir visitas de familia­res a personas tuteladas por la administración,

salvo que un juez lo decida; sobre los ingresos involuntarios que se hacen, más veces de las aceptables, sin la exigida autorización judicial; sobre las sujeciones físicas sin su­pervisión facultativa y sin autorización del ministerio fiscal,

  • Y si, se necesitan más ins­pectores, más inspecciones y más planes de inspección para que todos los centros residenciales cumplan con sus obligaciones.

¡¡Manos a la obra¡¡

"Qué haremos sin ellos". Obra de Juan Lucena

Homenaje a los mayores que se han ido a causa del corona­virus y de quienes l@s niet@s no se han podido despedir