Página 01 | Página 02 | Página 03 | Página 04

"MERECEN NUESTRO RECONOCIMIENTO"


En torno al 8M, día internacional de la mujer, la Fundación Pila­res quiso recordar, especial­mente, a unas mujeres en con­creto, a las mujeres cuidadoras.
En la Asociación contra la Sole­dad (no deseada) tenemos espe­cial cariño y respeto a la Funda­ción Pilares por su excelente trabajo académico-formativo y por sus buenos documentos-publicaciones.
Nos recordaban que el 88,5% de las personas cuidadoras son mujeres y de ellas, el 47,5% tienen algún parentesco con la persona que cuidan. Son muje­res entre 41 y 50 años y, al me­nos, el 57% de ellas manifiestan problemas físicos, como son los diferentes dolores de espalda. Manifiestan también “dolores psíquicos” como: estrés, cansan­cio, insomnio…. Lo que muestra la necesidad de apoyo psicoló­gico. Que ellas también se sien­tan cuidadas. Ver esto en su página de Face­book, me recordó que CEPAL

(Comisión Económica para Amé­rica Latina y Caribe) en sus in­vestigaciones de género, re­cuerda constantemente que la economía del cuidado se puede y debe convertir en un acelerador de los cambios estructurales que necesitan nuestras sociedades para alcanzar la Igualdad, lo antes posible.
Los sindicatos y las organizacio­nes empresariales deben dejar de mirar hacia otro lado al po­nerse frente a, estos, estas tra­bajadoras. Y lo mismo decimos a las diferentes instituciones públi­cas, locales, autonómicas y del Estado.

Las mujeres que cuidan por lazos familiares y sin remuneración económica, son invisibles y esa invisibilidad no permite ver el desgaste físico y emocional que viven, sus largas jornadas de trabajo y la mayor carga y peso en general con que cargan y, así, se resienten en su trabajo remu­nerado y en sus propios ingresos económicos.

Las mujeres que sí tienen remu­neración económica viven en una incipiente regulación laboral y con una heterogeneidad tanto en las condiciones de trabajo, como en los salarios, que son siempre bajos. Son trabajadoras con pocos derechos laborales y me­nos reconocimiento social.
Y qué curioso, son imprescindi­bles, porque son necesarias y lo serán aún más en estas socieda­des que envejecen, felizmente, y en las que cuidar será una profe­sión muy demandada.


"La red ya tiene logo y nombre: Soledad


Ya son 25 las organizaciones que componen la Red contra la soledad. Desde nuestro último número la Red se ha reunido en 2 ocasiones.  En la última recibimos la visita del nuevo Director del Imserso Luis A. Barriga, en su intervención destacó la importancia del trabajo en Red y declaró que la soledad es un problema de toda la sociedad y por supuesto de este gobierno en cuyo acuerdo de coalición, figura  la elaboración de una Estrategia contra la soledad, por lo que en poco tiempo  se continuará con el trabajo ya iniciado.
Respecto a este asunto, por parte de las Organizaciones asistentes se le pidió al

nuevo director que se agilice  la elaboración de la Estrategia que está muy adelantada por el trabajo del equipo anterior y que se abra a la participación de más organizaciones. Esperaban una Estrategia inclusiva que tuviera en cuenta diversas formas de vida.


La Red se ha marcado tres tareas para las que se han creado las respectivas comisiones:

  • Dotarse una una estructura organizativa.
  • Organizar una campaña de sensibilización.
  • Organizar unas jornadas para los miembros de la Red y otras organizaciones.